¿Qué hacer con las plantas heladas?

¿Qué hacer con las plantas heladas?

¿Tus plantas han amanecido marchitas tras una noche de invierno o el paso de un frente polar? ¿Se ven las hojas ennegrecidas, deshidratadas, quemadas por el frío? Estás ante los efectos de una helada. Aunque el primer impulso sea coger las podaderas y eliminar las partes afectadas, conviene tener paciencia. Es muy importante esperar para saber dónde y cuánto cortar.

Según su grado de rusticidad, es decir, su resistencia a las bajas temperaturas, y su momento de desarrollo, las plantas pueden verse afectadas en menor o mayor medida por las heladas, que se producen en el otoño, el invierno e incluso la primavera, esas heladas tardías especialmente perniciosas porque afectan las yemas y brotes nuevos, las flores y los frutos en desarrollo.

A medida que las temperaturas descienden respecto al umbral de sensibilidad de la planta, empieza a debilitarse su actividad funcional, sus equilibrios biológicos se alteran y finalmente se produce la muerte celular y la destrucción de los tejidos vegetales. Hay plantas, como las coníferas en general, que pueden resistir fríos fuertes, en cambio otras, como las especies que proceden de las regiones tropicales, empiezan a sufrir apenas las temperaturas bajan de 5º. Por eso es tan importante escoger para el jardín y la terraza al aire libre plantas con la rusticidad adecuada para la zona, caso contrario sufrirán las heladas e incluso podrán morir por su causa.

En la mayor parte del territorio de la Península se registran temperaturas mínimas de -12º a -7º (zona 8) y -7º a -1º (zona 9), por lo tanto se trata de heladas medias. Las fuertes se registran en las áreas de alta montaña: -17º a -12º (zona 7). En las costas cantábrica y mediterránea y las islas Baleares, donde el termómetro apenas baja de -1º (zona 10), las heladas son suaves, y las Canarias y algunos puntos de Andalucía (zona 11) están libres de ellas (fíjate en el mapa de las zonas de rusticidad de España que publicamos en Verde es Vida nº79, página 8).

Tipos de heladas

Las heladas suelen producirse cuando la mayoría de las plantas están en reposo o parada invernal y, por lo tanto, en mejores condiciones para soportar el frío. Sin embargo, aunque la especie esté preparada para tolerarlo, la planta puede verse seriamente dañada si aún no se ha endurecido lo suficiente porque es joven, o una helada tardía la sorprende en plena brotación de primavera. Los tejidos jóvenes y los órganos ricos en agua son particularmente sensibles al frío, de ahí el efecto pernicioso sobre el follaje nuevo, la floración y el cuajado de los frutos.

• Según las características visibles del fenómeno se suele hablar de heladas blancas y heladas negras. En las primeras, las plantas y el suelo se ven cubiertos por una capa blanca de escarcha, que se produce cuando hay humedad en la atmósfera. Al contrario de lo que podría parecer, la escarcha no es perjudicial, sino al revés: al congelarse el agua las plantas se benefician de una cesión de calor que reduce el efecto pernicioso del frío. En las heladas negras se detectan daños en las plantas sin que se observe escarcha, lo que indica que el fenómeno se ha producido en condiciones de baja humedad relativa y falta de agua en el suelo.

• Si en cambio se tienen en cuenta los orígenes del enfriamiento o las condiciones ambientales dominantes durante la acción del frío se puede hablar de tres tipos de heladas. Las de advención se producen con las llamadas olas de frío, es decir, la invasión de masas de aire a bajas temperaturas, generalmente de origen polar. En las heladas de radiación, las más frecuentes en primavera, el enfriamiento tiene una doble causa: la cesión de calor por radiación de la superficie terrestre, plantas incluidas, hacia las capas altas de la atmósfera, y el contacto con el aire frío que, al ser más pesado, desciende y se estratifica en las capas más bajas. La falta de viento, humedad atmosférica y nubes agravan este fenómeno. Por último, las heladas por evaporación provocan el enfriamiento de los órganos vegetales debido a la gran cantidad de calor que exige la vaporización del agua líquida presente en la superficie de la planta a temperatura ambiente. Afecta especialmente a los órganos más delicados: yemas, flores y pequeños frutos.

¿CÓMO ACTUAR CON CADA TIPO DE PLANTA?

La marchitez y la coloración marrón o negra de los tallos, hojas o flores indican que los tejidos han sido destruidos por el frío. Visto el daño y su triste impacto en el jardín, tienta coger las podaderas y eliminar de inmediato las partes afectadas. Lo sensato, sin embargo, es tomárselo con calma, ya que para empezar esos brotes estropeados pueden actuar como abrigo del tejido vivo ante el frío y nuevas heladas. Por otra parte, que se vean hojas secas no significa necesariamente que las ramas estén muertas.

• Plantas anuales: Estas plantas herbáceas en general no suelen sobrevivir a las heladas medias y fuertes. No queda más remedio que retirarlas de los tiestos y parterres.

• Vivaces o herbáceas perennes: Muchas de estas especies pierden la parte aérea por efecto del frío, pero si son rústicas o la raíz o el bulbo están suficientemente protegidos rebrotarán sin dificultad en primavera. Si se ven demasiado antiestéticas se pueden recortar al ras. Ten en cuenta que incluso secas algunas ejercen un papel ornamental en el jardín de invierno, con lo cual puedes postergar la poda hasta finales de febrero.

• Leñosas: Los arbustos y árboles de origen tropical y subtropical sufren notablemente con las heladas medias y fuertes. Los tropicales puede que no se recuperen. Los segundos, y los que aun no se han aclimatado lo suficiente, suelen sufrir daños severos. Las demás especies se verán afectadas según su grado de rusticidad. Eliminar mediante poda las partes afectadas es el único remedio, aunque en el momento apropiado.

CUÁNDO Y CÓMO PODAR LAS PLANTAS QUE SE HAN HELADO

No conviene podar hasta que el riesgo de heladas haya pasado, ya que las partes secas protegen al resto de la planta del frío. Además, podar en invierno podría causarle mayor daño aún al ejemplar, ya que produciría brotes que serían todavía más sensibles a nuevas heladas, de cuyo efecto le sería difícil recuperarse. Por lo tanto, siempre conviene esperar a que genere brotes en primavera, momento en que se podrá observar qué parte de la planta está viva para potenciar mediante la poda esa zona. Hacerlo antes sería podar a ciegas y tal vez cortar más de lo necesario. Únicamente así la poda será proporcional al daño real causado por la helada: ligera si solo ha afectado parte del follaje; severa o de renovación total si solo ha sobrevivido la raíz, como ocurre con algunos arbustos.

Tareas del jardín en enero

Tareas del jardín en enero

En el primer mes del año, la actividad con las plantas es mínima. Podar los rosales y prevenir las plagas son las labores más importantes.

Es buen momento, entonces, para hacer planes de futuro también con el jardín para la próxima primavera: qué plantas comprar, cómo darle otro aire a ese rincón…

 

Tareas generales del mes

Podar. Si no lo has hecho en diciembre, no dejes pasar enero para ejecutar la poda más importante de los rosales de pie (fíjate en el apartado de la agenda Árboles, arbustos y trepadoras).

Combatir las plagas. En enero, aprovecha para dar una nueva aplicación de aceite mineral antiplagas a los árboles.

Plantar. Como en diciembre, puedes plantar todavía árboles y arbustos caducifolios, sobre todo si es a raíz desnuda, pero siempre y cuando la tierra no esté helada o empapada.

También puedes plantar plantas de flor de temporada (fíjate en el apartado de la agenda Plantas de flor y pásate por nuestro centro de jardinería).

Regar. Mantener húmedo el terreno evita que se compacte y contrarresta el efecto de las heladas, ya que aumenta la inercia térmica. Esto es especialmente importante para las plantas en tiesto. Riega en las horas centrales del día.

Mullir y acolchar el terreno. El frío provoca el endurecimiento del sustrato: múllelo con la ayuda de una azada o azadilla y mantenlo acolchado con corteza de pino para evitar que se compacte.

Protecciones. Vigila que las fundas, mantas de hibernación, pantallas cortavientos y demás protecciones contra el viento y el frío cumplen bien su función. Ventila los invernaderos, túneles y campanas los días de sol.

 

Árboles, arbustos y trepadoras

Nueva aplicación de aceite

Los árboles necesitan ahora una nueva aplicación de aceite mineral mezclado con fungicida para mantener a raya las plagas de pulgones, cochinillas, escarabajos y hongos como la roya o el moteado.

Empapa bien la corteza.

Poda los rosales de pie bajo

Si no lo has hecho en diciembre debes realizar ahora la poda más importante del año de los rosales de pie bajo, híbridos de té, floribunda y patio. De ella dependerá la floración principal de primavera y la forma de la planta.

Aprovecha para eliminar las ramas muertas, débiles o mal orientadas que saturan el interior del rosal. No compostes estos restos de poda.

  • Utiliza una tijera bien afilada, ajustada y limpia. El corte ha de ser oblicuo y neto, a unos tres milímetros por encima de una yema orientada hacia afuera. Es importante que no se astille la rama.
  • Esparce abono completo o especial para rosales y entrecava ligeramente.
  • Riega copiosamente y protege el cuello con mulching.

Quita la nieve y el hielo de las ramas

No dejes que se acumule mucha nieve y hielo sobre los árboles, arbustos, setos y trepadoras del jardín. El exceso de peso podría quebrar las ramas de algunos ejemplares.

Con la ayuda de una pértiga o una vara mueve las ramas para que la nieve caiga. Riega ligeramente el suelo para hacerla desaparecer.

Si tus árboles y arbustos están cubiertos de hielo puedes intentar librarlos de él golpeando ligeramente el extremo de las ramas con una vara larga o una escoba hasta que la costra se rompa y caiga.

Evita colocarte debajo del ejemplar. No intentes eliminar el hielo con agua; podría congelarse sobre la capa anterior y empeorar el problema.

 

Plantas de flor

Flores de pleno invierno

A los resistentes pensamientos y ciclámenes, capaces de mantener toda su belleza a pesar del frío y las nevadas, se suman ahora los eléboros, o rosas de Navidad, ideales para climas húmedos, y más adelante las violetas, prímulas, bergenias.

Bignonia de invierno

Y entre las trepadoras, los jazmines de invierno, el avellano mágico (Hamamelis mollis) y la bignonia de invierno (Bignonia venusta).

Si quieres que florezcan más tiempo apórtales un abono rico en fósforo y potasio.

 

Plantas de interior

Regar poco (o nada) y humidificar el ambiente

Humedad ambiental y un lugar fresco (no frío) y muy luminoso, alejado de la calefacción, es casi todo lo que necesitan estos meses las plantas de interior.

Un riego al mes basta, excepto en el caso de las azaleas, cuyas finas raíces exigen riego regular por inmersión.

Es importante vigilar que no se acumule agua en la base de los tiestos: podría provocar la caída de las flores, como sucede con la orquídea Phalaenopsis, la asfixia de las raíces o la pudrición de la planta.

Algunas plantas como la pachira, la zamioculca, las sansevierias o la yucca no deben regarse.

 

Huerto

Enmendar la tierra

Las áreas del huerto donde se sembrará en primavera deberán limpiarse de malas hierbas y entrecavarse para airearlas y mullirlas.

A continuación, aplicar una enmienda orgánica (mantillo, compost, estiércol bien descompuesto) y entreverar con el suelo; le aportará nutrientes de liberación lenta y mejorará su textura y estructura.

Siembras de enero

Este mes ya puedes sembrar rúcula directamente sobre el terreno y pimientos en semillero, además de acelgas, espinacas, zanahorias…

Si la zona es de inviernos poco fríos, a partir de diciembre se pueden plantar también patatas tempranas o semitempranas.

 

El césped

En enero, enmendar con materia orgánica

Este mes es importante aportarle al césped abono orgánico (humus, mantillo, compost) para prepararlo para el rebrote primaveral.

Como en los meses precedentes, si la hierba está un poco más alta de lo habitual estará más protegida.

No conviene pisarla si está muy mojada o escarchada (en este caso riégala ligeramente para evitar que se queme).

Y procura que no se acumule agua de lluvia en forma de charcos permanentes.

 

Recuerda que en Centro de Jardinería Sánchez dispones durante todo el año, de todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

¡Te esperamos!

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

Todo preparado para celebrar la Navidad 2020

Todo preparado para celebrar la Navidad 2020

En Centro de Jardinería Sánchez tenemos todo preparado para que no te falte de nada en la decoración navideña de tu hogar.

Déjanos hacerte un breve tour por nuestro garden y enseñarte todo lo que tenemos preparado este año para ti. Te animamos a venir pronto y hacer las compras navideñas con tiempo, de esta forma te aseguras la disponibilidad, los mejores productos y además ahorrarás.

Empezamos nuestro tour con una sección muy especial: la decoración navideña.

 

Decoración navideña

Este año hemos preparado una sección especial de decoración de Navidad.

Aquí verás gran variedad de artículos que te darán ideas originales para decorar tu hogar con una relación calidad-precio excepcional.

 

Artículos para decorar la mesa de Navidad, montar el árbol, el Belén, regalos e infinidad de adornos navideños para darle a tu hogar el mejor ambiente festivo.

Las fiestas navideñas son el momento idóneo para dar rienda suelta a la imaginación con centros de mesa, figuras y accesorios originales. 

Este año te proponemos preparar un buen árbol de Navidad artificial, decorado con cientos de luces y regalos. Los árboles de Navidad artificiales que encontrarás en nuestro garden son de gran calidad.

Están fabricados con materiales limpios (no tóxicos) y son muy duraderos. Su realismo impresiona hasta a los más excépticos.

Aquí encontrarás árboles de varias medidas e incluso colores. Los abetos de color blanco son una tendencia cada vez más extendida y quedan unos árboles decorados preciosos.

La mesa es uno de los elementos más relevantes en la decoración. Te proponemos decorarla este año con unas velas cautivadoras y un centro de mesa muy original.

 

Decora con plantas en Navidad

Si algo no puede faltar en tu hogar esta Navidad eso son las plantas. El uso de plantas durante estas fiestas está muy arraigado en todo el mundo y tenemos una variedad grande donde escoger.

Te presentamos algunas de las plantas más populares en estas fiestas y sus cuidados:

 

La Poinsettia o Flor de Pascua

Si hay que asociar una planta a la Navidad esta es, sin duda, la Poinsettia.

Su nombre botánico es Euphorbia pulcherrima y es raro en España el hogar que no la incluye como elemento decorativo en el hogar.

Si bien la más común es la de hojas de color rojo, también podemos encontrar Poinsettias de hojas bicolores, blancas, cremas, azules…

 

Encontramos que es una planta de cuidados sencillos y no es dificil mantenerla en buen estado incluso meses después de comprarla.

Es aconsejable colocarla en un lugar donde no hayan cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire. Lo ideal es ubicarla lo más lejos posible de los radiadores de calefacción. No hay que regarla en exceso pues se pudren sus raíces.

Si quieres disfrutar de una Poinsettia hermosa y sana durante mucho tiempo, asegúrate de comprar un ejemplar sano y bien enraizado. Las Poinsettias pueden parecer todas iguales, pero no lo son.

Estas se venden por todos lados durante estas fiestas, pero con pocas o ninguna garantía de calidad. En centros de jardinería como el nuestro encontrarás los mejores ejemplares que marcan la diferencia.

 

La Ardisia crenata

Esta planta, también llamada Capulín, es también muy popular en la época navideña. 

Llaman nuestra atención sus frutos de color rojo intenso que se producen hacia finales del otoño y que se mantienen durante todo el invierno.

La Ardisia crenata es un arbusto de porte pequeño y de hoja perenne que puede llegar a alcanzar una altura máxima de metro y medio. Es de crecimiento muy lento.

ardisia-crenata-venta-barcelona

Podemos ubicarla si lo deseamos en el exterior siempre que evitemos las heladas y en climas templados.

Si la vamos a ubicar en el interior (lo más común durante las fiestas navideñas) hay que colocarla en un lugar donde reciba muchas horas de luz solar.

En verano necesita agua más bien abundante y en invierno muy poco riego.

 

El Acebo

Es una planta arbustiva muy conocida por sus hojas de color verde intenso y con forma dentada.

acebo

Sus bayas son de un color rojo, eso sí, muy tóxicas, por lo que hay que colocarlas en un lugar alejado de los más pequeños y de las mascotas.

El acebo se puede plantar en zonas de semisombra y también soleadas. Lo ideal es plantarlos en tierra ácida y bien drenada. Hay que regarlo un par de veces al mes aproximadamente.

 

El Muérdago

Es una planta de tallos articulados y de color verde. Tiene unos frutos con forma de bayas pequeñas de color blanco rosado que son comestibles.

Crece sobre las ramas de algunos árboles como los pinos, nogales y manzanos.

muerdago-venta-barcelona

Hay que evitar colocarla en lugares donde existan corrientes de aire.

 

El Abeto

Es junto a la Poinsettia la planta más utilizada en la decoración de Navidad. Existen muchas variedades diferentes de abetos. La más común es el Picea Abies Excelsa.

En nuestro centro de jardinería encontrarás una amplia variedad de abetos naturales. Podrás escoger entre diferentes tamaños, variedades y precios. Te explicamos las diferencias a continuación:

Los abetos más económicos son los que se venden sin raíz. Es decir, que después de las fiestas deben reciclarse llevándolos a algún punto de recogida.

Después encontramos los abetos que vienen con su raíz y son una excelente opción porqué podemos utilizarlo pasadas las fiestas plantándolo, por ejemplo, en nuestro jardín.

abeto-azul-barcelona

La variedad Picea Abies Excelsa es la más común pero no la única que encontrarás en nuestro centro de jardinería. Una opción muy original es el llamado «Abeto azul», cuyo nombre botánico es Picea pungens. Es un abeto de tono azulado con un porte precioso muy original y elegante. Al ser una variedad de crecimiento lento su precio es más elevado que el de otros abetos.

El abeto requiere pocas atenciones. No obstante hay que tener en cuenta que debe darle el sol o como mínimo la semisombra. Es un árbol que necesita suelos húmedos y profundos. Es muy sensible a las heladas y la sequía, así que lo mantendremos bien protegido en frío en invierno (utilizando lonas de protección invernal si es necesario) y aumentando el riego en los meses de más calor.

Te invitamos a venir a nuestro centro de jardinería y hacer tus compras de decoración navideña ahora. No lo dejes para última hora. Recuerda que te asegurarás una amplia disponibilidad de los productos, te ahorrarás las colas y esperas de los días punta y ahorrarás dinero.

Ven a decorar la Navidad con nosotros.

¡Te esperamos!

 

Planta ahora bulbos de exterior

Planta ahora bulbos de exterior

Estamos en el mes ideal para soterrar bulbos de tulipanes, jacintos, crocus o narcisos que darán flor en primavera.

Su floración prolongada, llena de color y aroma, y ​​la sencillez en su cuidado han hecho de estas plantas una de las favoritas en jardines y terrazas. Los mejores efectos se consiguen agrupando bulbos de una misma especie y color, formando masas.

En nuestro Centro de Jardinería encontrarás la más variada colección de estas preciosidades.

¡Te esperamos!