La planta del mes: El Ciclamen

La planta del mes: El Ciclamen

El ciclamen es una de esas plantas «privilegiadas» que adornan y embellecen nuestras terrazas y jardines durante los meses más fríos. Si durante los meses de otoño y, especialmente, en invierno nuestro jardín se encuentra «gris» y falto de vida, no lo dudes, planta ciclámenes.

Es una planta ideal para crear bellos parterres y también se deja ubicar perfectamente en maceta. Que su belleza no te engañe: aunque en apariencia sus bellas flores puedan parecer delicadas, el ciclamen es una planta fuerte y resistente. No necesita unos cuidados muy especiales y puede estar perfectamente en exterior durante los frios meses de invierno.

No obstante, el ciclamen tiene dos enemigos naturales y a los que debemos evitar exponerlo: el exceso de humedad y el calor. Eso implica que a la hora de regar nuestros ciclámenes, debemos tener cuidado de no mojar sus bulbos y hojas.

El riego por absorción es ideal si lo tenemos en maceta (colocando el tiesto en un plato con agua y dejar que la absorva). Durante los meses de más calor, lo ideal es ubicarlos en un lugar donde el sol no incida directamente.

Un consejo es regar el ciclamen con agua templada. Estos evitará que la planta, que está a una temperatura menor, sufra un shock térmico.

El ciclamen, como la mayoría de las plantas, necesitan de luz solar para vivir y florecer sano. No obstante, no tolera el sol directo, por lo que tendremos que evitarlo para evitar que sus flores se quemen. Por lo que podríamos decir que el ciclamen necesita una ubicación con buena iluminación, pero sin que le dé el sol directo.

Cuando observemos que nuestro Ciclamen ha comenzado a sacar los botones de flor, es el momento de ayudarle a florecer con un fertilizante específico para plantas en flor.

Queremos evitar que las flores marchitas del ciclamen sean un desgaste para la planta. A fin de que concentre sus energías en florecer y mantener las flores todavía vivas, retiraremos las flores que notemos comienzan a estropearse.

Podemos encontrar ejemplares de ciclamen de una gran variedad de colores: rojos, fucsias, rosas, blancos, amarillos, violetas… e incluso ejemplares de hoja grande (los más habituales) y también el llamado ciclamen mini, de hojas más pequeñas.

Este mes de noviembre, en Centro de Jardinería Sánchez, hemos nombrado a nuestro querido Ciclamen «Planta del mes». Eso significa que encontrarás gran variedad de ciclamen y de la mejor calidad. ¡Ah, y al mejor precio!

Anímate de darle un toque de color y belleza a tu terraza o jardín este invierno.

¡Te esperamos!

 

¡Es hora de cultivar los bulbos de otoño!

¡Es hora de cultivar los bulbos de otoño!

La compra de bulbos resulta una buena inversión ya que dan color a los jardines durante años. 

El otoño es la época ideal para plantar bulbos que florecerán en la primavera. La mayoría de los bulbos puede plantarse hasta el momento en que el suelo se congela.

Los bulbos más comunes que se plantan en otoño y florecen en primavera son los tulipanes, narcisos, crocus, jacintos, freesias, iris, liliums… 

El cultivo de bulbos es una tarea sencilla siempre que hagamos las cosas correctamente. A continuación vamos a centrarnos en explicar de principio a fin, cómo cultivar los bulbos correctamente.

Primero de todo tenemos que elegir bien donde los sembraremos.

 

Elegir bien el lugar de siembra

Antes de elegir el lugar adonde irá el bulbo en el contexto del paisaje será necesario tener en cuenta la luz que necesitará la planta. ¿Qué requiere la planta? ¿Sol, semisombra, sombra?

Ya que los bulbos de principios de primavera florecen antes de que la mayoría de los árboles o arbustos comienzan a brotar pueden plantarse bajo estos árboles o arbustos sin problema. 

La mayoría de los bulbos de verano necesita sol o semisombra.

Los bulbos de flor de primavera plantados con orientación sur florecerán antes que los mismos bulbos plantados con orientación norte. 

Los bulbos de primavera plantados en una colina florecerán antes que los bulbos plantados en un llano. El aire frío es más pesado que el cálido y actúa como el agua. 

Fluye por la colina y se estanca en las zonas bajas.

 

Siembra de bulbos

La regla general para sembrar bulbos de primavera es plantarlos a una profundidad de dos a tres veces el largo del bulbo. 

Esto significa que la mayoría de los bulbos grandes como los tulipanes o los narcisos atrompetados debe plantarse a una profundidad de aproximadamente 8 pulgadas mientras que los bulbos más pequeños deberán plantarse a una profundidad de 3 a 4 pulgadas aproximadamente. 

La profundidad se mide desde la parte inferior del bulbo. Esta regla básica de siembra no se aplica a los bulbos de verano ya que existen varios requisitos para la siembra de este tipo de bulbos. 

Para conocer cuál es la profundidad de siembra de los bulbos de verano, consulte la información provista con los mismos bulbos.

En el caso de los tulipanes, narcisos atrompetados y jacintos los bulbos deberán plantarse con la nariz hacia arriba y el disco de la raíz hacia abajo.

El método más adecuado para realizar la siembra es cavar y ablandar la tierra de todo el cantero hasta la profundidad deseada. 

Luego colocar los bulbos en la tierra ejerciendo un poco de presión y cubrirlos con la misma tierra. Este método es mejor que el de sembrado individual con un plantador de bulbos. 

En muchos tipos de suelo los plantadores de bulbos no funcionan bien e incluso, a veces, no sirven para nada.

 

El riego

Riegue los bulbos después de sembrarlos. Esto hará que la tierra se asiente y además le dará la humedad necesaria para que la planta eche raíz.

Los bulbos que se plantan durante el otoño deben echar raíz antes de que comience el frío. Para evitar que los bulbos se pudran, evite regar por demás al momento de la siembra.

En el caso de los bulbos de primavera y verano, comience a regarlos cuando aparezcan los primeros capullos si la tierra está seca. El riego superficial no dará resultado. 

Recuerde que los bulbos se han sembrado a 6 a 8 pulgadas de profundidad y que el agua debe llegar hasta esa profundidad. 

Mientras dure la etapa de brote, floración y desarrollo del follaje, agregue aproximadamente una pulgada de agua por semana si es que esta cantidad no fue provista por la lluvia. 

Al regar, moje sólo la tierra, evite que el agua alcance la flor. Los bulbos como los de alium o los bulbos de plantación poco profunda, se pudrirán rápidamente si se los riega por demás en el calor del verano.

 

En Centro de Jardinería Sánchez disponemos de gran variedad de bulbos para plantar, así como sustratos, herramientas y fertilizantes. Y siempre puedes contar con nuestros expertos para cualquier asesoramiento.

Te esperamos.

 

Tareas del jardín en octubre

Tareas del jardín en octubre

Es tiempo de abonar, plantar, obtener esquejes, cosechar… Muchas de estas tareas verán sus frutos el año próximo.

Mientras, el otoño se luce en el follaje de oro de las caducifolias, las bayas, las flores de temporada…

 

TAREAS GENERALES DEL MES

Plantaciones, trasplantes, cambios de tiesto. Al igual que septiembre, octubre ofrece las condiciones climáticas ideales para plantar, y trasplantar de suelo a suelo si la especie lo resiste, árboles y arbustos: caducifolios que ya han entrado en reposo, coníferas en cepellón (si quieres un seto debes plantarlo ahora), laureles, adelfas, madroños, olivos… Ver Plantación y trasplante de árboles y arbustos.

• En todos los casos es recomendable abrir los hoyos unos 15 días antes de plantar.

• No te olvides de comprobar el drenaje.

• Si plantas un árbol no dejes de entutorarlo, así resistirá mejor los embates del viento y crecerá bien.

Poda. Si no has recortado los setos y topiarios de coníferas y perennifolias en septiembre, hazlo ahora. Aprovecha para limpiarlos de ramas secas, desviadas o estropeadas. Hasta la próxima primavera no necesitarás podarlas de nuevo.

Abonado. Las plantas de flor de temporada —crisantemos, ásteres, tagetes, ciclámenes, agératos, coralillos, pensamientos, sédums, Bellis perennis— florecerán más tiempo si les brindas un fertilizante rico en potasio. Al césped, los ejemplares recién podados y el huerto les vendrá bien un aporte de abono orgánico (humus de lombriz, estiércol).

 

ÁRBOLES, ARBUSTOS Y TREPADORAS

Tiempo de plantar…

Si quieres tener un seto de coníferas o de cualquier otra perennifolia, este es un mes ideal para plantar los ejemplares. Si se presentan en cepellón, con más razón aún: octubre es el mes límite, caso contrario deberás esperar hasta mayo.

Este es también el momento ideal para plantar trepadoras como la Parthenocissus quinquefolia, que se pone roja en estos meses; también para obtener esquejes. En cambio deberás esperar al invierno para plantar la P. tricuspidata, ver.En la plantación debes proceder igual que con las demás leñosas.

Dales aceite mineral a los árboles

El aceite mineral evita que las plagas, que van a entrar en latencia, puedan desarrollarse la próxima primavera. Cepilla el tronco y las ramas antes de aplicarlo. Es importante repetir el tratamiento en invierno y a comienzos de la primavera para que sea más eficaz.

Podar, esquejar y plantar aromáticas

Pasada ya la floración de las lavandas y las salvias, conviene recortar las espigas y una parte del tallo para que conserven un porte compacto y no se vuelvan muy leñosas.

Con los restos de poda se pueden obtener esquejes. También es buen momento para plantar ejemplares nuevos en el suelo o en tiestos.

 

PLANTAS DE FLOR

Si quieres flores durante el otoño…

Las plantas de temporada —crisantemos, ásteres, ciclámenes, sédums, pensamientos, entre tantas otras de floración otoñal, y las anuales de verano que siguen dando flores hasta la llegada del invierno —tagetes, coralillos, agératos, geranios, aliso marítimo— necesitan algunos cuidados para florecer larga y abundantemente.

• Proporciónales abono para plantas de flor, rico en potasio.

• Mantenlas libres de malas hierbas, que compiten por el agua, los nutrientes y la luz.

• En las regiones donde empieza a hacer frío ya es momento de proteger las raíces de las más sensibles con mulching de mantillo (de paso aportarás matreia orgánica al suelo), corteza de pino, paja limpia…

• Pinza las flores secas para que sigan floreciendo durante varias semanas.

• Controla la aparición del oídio.

Planta los bulbos de primavera

Si en primavera quieres el jardín y la terraza llenos de tulipanes, jacintos, narcisos, muscaris, crocus… planta los bulbos ahora. Entiérralos entre plantitas de aliso marítimo, pensamiento, violeta, ciclamen…

El sustrato. Es muy importante que drene bien, caso contrario los bulbos se pudrirán. Una tierra rica y con textura franco arenosa es lo adecuado.

La posición. Los bulbos, en general, necesitan un sitio soleado.

La plantación. Con un plantador de bulbos te resultará más fácil. La profundidad de plantación es clave: ten en cuenta las indicaciones de la etiqueta. El punto de brotación debe quedar hacia arriba.

El riego. El sustrato no debe secarse, pero mucho cuidado con encharcarlo.

 

PLANTAS DE INTERIOR

Dales abono cada dos semanas

Continúa aportando a las plantas verdes de interior un fertilizante líquido rico en nitrógeno, disuelto en el agua de riego. Estimularás el crecimiento y conseguirás hojas más verdes. Hazlo cada 15 días sobre el sustrato húmedo. En noviembre deberás espaciar la aplicación de abono, ya que la actividad vegetativa de las plantas entrará en fase de reposo.

Espacia los riegos, pero procúrales humedad ambiental

A menos calor, menor necesidad de agua. En el caso de algunas especies debes dejar que la tierra se seque entre uno y otro riego. Pero sigue procurándoles humedad mediante pulverizaciones de agua destilada o desmineralizada, preferentemente (no mojes las flores). La mañana es el mejor momento del día para regarlas. Limpia las hojas de polvo: las lisas y grandes con un paño húmedo y las vellosas con un pincel suave.

 

EL HUERTO

En plena cosecha

• En torno al 29 de septiembre, día de San Miguel, se produce el “veranillo del membrillo”, en el que se inicia la recogida de estos frutos, pero también de kiwis y avellanas.

• Mientras, sigue la cosecha de nueces, kakis, granadas, algunas variedades de limones y las últimas manzanas y peras.

• Este mes alcanzan también su punto de madurez las grosellas negras (Ribes nigrum), uvas crispas (Ribes uva-crispa) y endrinas (Prunus espinosa). Espera un día soleado para cosecharlas. Si quieres obtener esquejes para multiplicar los ejemplares ahora es el momento.

• En el huerto podrás recoger ya las patatas tardías que plantaste al final de la primavera. Guárdalas en un sitio oscuro y fresco.

Siembras y plantaciones

• Limpia los bancales de restos de hortalizas agotadas y malas hierbas, remueve la tierra y mézclala con abono orgánico (un 5%, no más) y planta o siembra espinacas, coles, acelgas, puerros, rábanos, zanahorias…

 

EL CÉSPED

La hierba, lista para afrontar el frío

• Si no lo has hecho en septiembre este es un buen momento para pasar el escarificador: el agua, la luz y el aire penetrarán con mayor facilidad hasta las raíces gracias a los agujeros que se abrirán en la capa de hierba seca que se forma sobre la superficie; haz esta operación con el césped recién segado. Aplica abono orgánico a continuación y riega ligeramente.

Cuidados del cesped en octubre

• Las lluvias de otoño pueden propiciar la aparición de musgo, algas y líquenes sobre todo en las zonas más umbrosas de la pradera o donde la tierra está más compactada. El escarificado suele valer como método preventivo. Si detectas su presencia, aplica el fitosanitario preciso (pregunta en tu centro de jardinería); una vez seco, raspa la zona, escarifícala y resiembra aportando mantillo al mismo tiempo.

• Después del verano, el césped crece con mayor lentitud, de modo que ya no exigirá siegas tan seguidas; deja la hierba un poco más alta.

• También puedes reducir la frecuencia de riego.

• Mantenlo libre de hojas secas.

 

Y recuerda que en Jardinería Sánchez encontrarás todo lo que necesitas para el cuidado de tu jardín.

Te esperamos.