Tareas del jardín en septiembre

Tareas del jardín en septiembre

Ya ha comenzado septiembre y ya se va notando que el verano va llegando a su fin.

Los días se acortan, las noches son más frescas y seguramente habremos notado el efecto del verano, con temperaturas extremas, en nuestras plantas y jardín.

Es por eso que septiembre es un buen mes para prestar atención a nuestro jardín y prepararlo para la llegada del otoño.

Tareas generales del mes

Abonar. Extenuados por el verano, el jardín en general, los setos, el césped, las plantas de la terraza y el huerto necesitan recibir abono orgánico que les aporte nuevos nutrientes para afrontar la próxima estación.

Plantar. Pásate por tu centro de jardinería y escoge las flores de temporada que llenarán de color tus macetas y arriates. También es buen momento para plantar arbustos perennifolios —madroños, adelfas, laureles, olivos— y coníferas en contenedor, ya sea en solitario o en setos; excava los hoyos y deja que permanezcan abiertos unos 15 días antes de plantar. 

Preparar los parterres. Antes de llevar tus plantas de temporada a los arriates del jardín y los tiestos, o sembrar o plantar en el huerto, prepara la tierra limpiándola de malas hierbas y plantas ornamentales u hortalizas agotadas; desmenuza los terrones, remuévela y revuelve el sustrato con abono orgánico en un abonado de fondo.

Árboles, arbustos y trepadoras

Los rosales vuelven a florecer

Muchos rosales brindan una segunda floración desde septiembre al final del otoño. Riégalos de forma regular si no llueve y dales estiércol bien descompuesto, su abono orgánico favorito.

No te descuides con el oídio, la roya y los pulgones, y elimina las flores marchitas y los chupones.

Podar los setos

Los setos de coníferas y de otras perennifolias necesitan un recorte ahora, antes de que las temperaturas se vuelvan más frías. Haz lo mismo con los arbustos topiarios.

Si se trata de una especie bayífera, respeta al máximo los pequeños frutos. Aprovecha para eliminar las ramas más viejas y dañadas. Apórtales abono orgánico —mantillo, humus de lombriz, estiércol— y riégalos bien.

Plantar setos

Si quieres un seto, la segunda quincena de septiembre es buen momento para plantarlos. Abre los hoyos con 15 días de anticipación.

Dividir matas, hacer esquejes

Septiembre es también un mes muy adecuado para multiplicar las plantas por división de matas —por ejemplo de agapanto y áster— o por esquejes —lavanda, weigela, tallos jóvenes de abelia, laurel, agracejo (Berberis)—, con la ventaja de que serán idénticas a las que tienes.

Plantas de flor

Planta las flores de temporada

Empieza la época de los crisantemos, ajanias, pensamientos… entre muchas otras plantas de flor que llenarán de color tu jardín y las macetas de tu terraza en otoño e incluso invierno.

También puedes recurrir a algunas anuales de verano, como los coralillos, tagetes, agératos, aliso marítimo, que darán flores hasta que llegue el frío.

Plantas de interior

Terapia intensiva posvacaciones

Si a tu vuelta de vacaciones encuentras tus plantas de interior mustias o apagadas, poda las hojas secas o estropeadas y las flores muertas. Sumerge unos minutos la maceta en un cubo con agua hasta que dejen de salir burbujas.

Remueve la superficie del sustrato para que se aireen las raíces (ten cuidado de no dañarlas). Si la maceta es muy grande, escarda el sustrato y renuévalo en parte.

Renueva tu jardín de interior

Reemplaza las plantas irrecuperables con unas nuevas. Los Ficus benjamina y Ficus lyrata, por ejemplo, son fáciles de mantener: asegúrales mucha luz natural y riégalos a demanda: para ello comprueba la humedad de la tierra.

Vuelve a abonarlas

Ya puedes volver a aplicarles fertilizante líquido para plantas verdes disuelto en el agua de riego. No hace tanto calor, así que tendrás que regarlas más espaciadamente, pero siempre de acuerdo a las necesidades de cada planta.

Huerto

Tiempo de frutos maduros

En septiembre se cosechan uvas, higos, nueces, frutos del bosque…

También podrás recolectar las últimas peras y manzanas; con la ayuda de una tijera de podar cógelas del árbol unos 10 días antes de que maduren del todo.

Escoge solo la fruta sana y colócala en cajones de madera, que deberás dejar en un sitio oscuro y fresco.

En los bancales están esperando a ser cosechados puerros, apios, pimientos y los últimos pepinos, tomates y calabacines…

Elige días soleados y secos para la recolección: se conservarán mejor.

Un nuevo ciclo de cultivos

Los cultivos de verano dejarán sitio en los bancales a nuevas plantaciones.

Puedes puedes seguir sembrando escarola, puerro, rúcula, zanahoria, nabo, acelga, lechuga de invierno… o trasplantar planteles de col, lombarda y demás hortalizas de invierno.

Blanquea escarolas, apios, cardos y endivias

Para que estas verduras resulten menos amargas no dejes que se pongan verdes. Unos cinco a siete días antes de recogerlas apórcalas, es decir, amontona tierra alrededor de las pencas y cogollos para que no les llegue la luz del sol.

Otra forma de blanquearlas es taparlas con paja o con un tiesto invertido.

El césped

Recuperar el césped agostado

Si la hierba ha sufrido con el calor del verano y la falta de agua puedes intentar recuperarla segándola con el corte bajo para que el sol de septiembre llegue hasta las raíces.

Dale abono potásico este mes y en octubre para preparalo para afrontar el estrés del frío.

Seguramente aparecerán calvas, ya que no todas las gramíneas que forman el césped suelen volver a brotar por igual; la resiembra es la solución para repararlas. Utiliza semillas de la misma especie.

A partir de este mes deberás espaciar la siega a dos o tres veces al mes.

También deberás regar menos: unas dos veces por semana.

Aplica un tratamiento antimusgo.

Y recuerda que, todo lo que necesites para poner a punto tus plantas y jardín este mes de septiembre lo encontrarás en nuestro Centro de Jardinería. ¡Te esperamos!

 

Jardinería Sánchez, vive en tu jardín.

 

Ficus de hoja grande: planta del mes de septiembre

Ficus de hoja grande: planta del mes de septiembre

El ficus es conocido por ser un resistente árbol de interior con cientos de pequeñas hojas, pero también existen con grandes hojas que le dan a la planta una silueta completamente diferente.

Este gigante verde también es perfecto para ambientar distintos espacios del hogar.

Esta planta de interior mejora el aire del hogar convirtiendo el CO2 en oxígeno. Sus grandes hojas también absorben partículas nocivas del aire y las almacenan en sus raíces, donde se rompen y expulsan.

Además, las hojas verdes mejoran la humedad de la casa evaporandola muy gradualmente.

Esto convierte a estos ficus en la planta ideal para celebrar el comienzo de la temporada otoñal.

Elige el tuyo

El Ficus lyrata está disponible como arbusto de interior y como árbol estándar y cuenta con brillantes hojas que parecen un violín.

Los grandes y cautivadores nervios le dan a sus hojas una textura particularmente llamativa.

El Ficus elastica cuenta con suaves hojas verde oscuro con finos nervios marcados como plumas que pueden alcanzar una longitud de hasta 25 cm.

Crece hacia arriba y por lo tanto no ocupa mucho espacio a pesar de sus grandes hojas.

El Ficus binnendijkii ‘Alii’ y el ‘Amstel King’ cuentan con hojas que son largas, pero no anchas, aunque cuelgan de forma muy decorativa.

hojas de ficus

El Ficus Cyathistipula tiene hojas brillantes color verde oscuro, puede producir siconos (frutos) desde temprana edad y está fuertemente ramificado de forma que las ramas crecen a lo largo del poste hacia arriba de forma atractiva.

Cuidados básicos

• Los ficus toleran bien tanto lugares luminosos como en semisombra, pero no el sol directo durante todo el día.

• Lo mejor es no moverlos frecuentemente. Para acostumbrarse a un nuevo espacio gastará mucha energía.

• Si la planta corre el riesgo de crecer torcida, gírala un cuarto de reloj cada día.

• El sustrato debe de estar ligeramente húmedo todo el rato, aunque los ficus de hoja larga pueden lidiar con menos agua durante el invierno.

• Abónalo cada dos semanas.

• Una rápida ducha en el exterior, por ejemplo durante una tormenta de verano, realzará tanto la planta como sus hojas.

• Cambia la planta a una maceta más grande y renueva el sustrato una vez al año para mantener el ficus de hoja larga en excelentes condiciones y para mantener su crecimiento.

 

Recuperar las plantas de interior tras el verano

Recuperar las plantas de interior tras el verano

Si durante tu ausencia por vacaciones las plantas han sufrido por falta de atención y te las has encontrado mustias o faltas de vida y las puntas de las hojas secas o llenas de manchas, deberás iniciar de inmediato un tratamiento de recuperación. ¿Cómo?

Lo primero es establecer un diagnóstico y obrar en consecuencia. Lo siguiente, practicar los cuidados adecuados durante el otoño y el invierno. Así recuperarán su vigor.

Dianóstico: sequedad

Tierra seca, un hueco entre el sustrato y las paredes del tiesto, hojas marchitas y lacias, arrugadas o caídas… son síntomas inequívocos de que la planta ha sufrido sed. Si no se ha secado por completo, todavía puede haber solución. 

• Elimina las hojas marchitas y caídas y las flores secas.

• Sumerge el tiesto en un barreño con agua o en la bañera hasta que la tierra se empape y vuelva a hincharse; es decir, cuando dejen de salir burbujas.

• Retira el tiesto del agua, deja escurrir un rato, y remueve la superficie de la tierra para que las raíces se aireen, pero cuidando de no romperlas.

• Quita pacientemente con un trapo húmedo el polvo y la suciedad que se ha acumulado en las hojas. Si son muy finas, pulverízalas con agua.

• Recorta las puntas de las hojas secas. 

Diagnóstico: ahogamiento

¿La persona a la que le encomendaste tus plantas en tu ausencia ha utilizado la regadera con más frecuencia de la necesaria? Si es así, encontrarás la tierra empapada y con verdín en la superficie, las hojas lacias o con manchas marrones por el ataque de hongos, nuevos brotes caídos, tallos blandos y frágiles, señales de podredumbre en las raíces… Este problema tiene peor solución que el anterior, pero merece la pena intentar la cura.

Cómo recuperar las plantas después del verano

• Extrae la planta de la maceta con cuidado de no dañar las raíces.

• Envuelve el cepellón con papel de cocina para que absorba el exceso de agua. Déjalo así hasta que se evapore el líquido.

• Una vez seco el cepellón devuélvelo al tiesto con tierra nueva.

• No lo riegues hasta pasados unos días.

La mejor medicina, la prevención

Para mantener las plantas de interior sanas, lo principal es el equilibrio entre el agua que reciben y la temperatura. El exceso de agua propicia la aparición de enfermedades criptogámicas que producen manchas en las hojas y podredumbre en las raíces y tallos. Al menor síntoma deberás tratar la planta con el producto fitosanitario adecuado (consulta en tu centro de jardinería).

También es bueno limpiar el polvo de las hojas una vez cada 15 días. Se usa un paño humedecido con agua para las de gran tamaño. Si tienen hojas vellosas —Begonia rex, Saintpaulia— basta con pasar un pincel o cepillito suave y limpio. 

Las flores no se deben mojar al regar ni pulverizar con agua.

Y el próximo verano…

Si ya has aprendido la lección y no quieres que tus plantas vuelvan a sufrir durante tus vacaciones, opta por un buen sistema de riego: maceteras con autorriego, conos porosos, dispensadores individualizados, geles, mantas de riego, etcétera. 

 

Vuelta a casa

Vuelta a casa

No solo depende del cristal con que se mire, también cuenta de lo que te rodeas.

No dejes que tu vuelta a casa y al trabajo te prive de ver la vida en colores.

Rodéate de plantas y haz que la naturaleza esté donde tú la pongas!

Visita nuestro Centro de Jardinería Sánchez y alarga la sensación de tiempo libre.